Pensamiento Divergente

Los descubrimientos del Sr. Meyer me permitieron vislumbrar el punto de contacto del “pensamiento divergente” de Guilford (1950) con la noción del “paradigma” de Kuhn (1962). Es decir, como una mente creativa (divergente) es capaz de resolver los problemas superando incluso las realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica existente en geometría, física, etc. La oportunidad de contactarse con los descubrimientos y postulados de Meyer abren las puertas a una nueva percepción casi inimaginable para nosotros en un primer momento tal como sucede al contactarse con obras de: Tolkien, Echer, Gaudi, Bruñuel, etc. O el conocimiento del pensamiento de: Einstein, Nietzche, Freud, Russell, entre otros. Fácilmente pasamos de la incredulidad a la admiración.